Acelgas con patata y zanahoria

Las acelgas siempre han estado, injustamente tachadas de verduras insípidas, cuyo único uso en la cocina estaba destinado a las dietas hipocalóricas. Su fácil cultivo y su particular sabor, algo amargas, insípidas si son demasiado cocidas, son quizá los culpables de su escaso éxito culinario, aunque tanto sus pencas carnosas, como sus grandes hojas proporcionan muchas posibilidades en la cocina.

Existen documentos que prueban que ya en el siglo V a.C. los griegos utilizaban la acelga como un alimento en su dieta. Parece ser que fueron los árabes quienes, a partir de la Edad Media, comenzaron a cultivarla y descubrieron las auténticas propiedades medicinales y terapéuticas de esta planta.

Nutricionalmente destacan por su bajísimo valor calórico (sólo 20 kilocalorías por cada 100 gramos), por las apreciadas cantidades de vitamina C, ácido fólico y potasio. La fibra también es destacable entre sus propiedades y el contenido en grasas es prácticamente inexistente.

Ingredientes:

1 manojo de acelgas, 2 patatas, 3 zanahorias y aceite de oliva

Limpiar las acelgas: con un cuchillo pequeño cortar el final de la penca y tirar de los hilos que salgan hasta el final. Hacer lo mismo por el otro lado de la penca y así con todas las hojas. Cortar las acelgas en trozos y lavarlas muy bien.

Cocer las acelgas: poner al fuego una olla con abundante agua. Cuando hierva, incorporar las acelgas y cocer 10-15 minutos hasta que las pencas estén tiernas al pincharlas con un palillo.  En olla rápida ponemos 2 vasos de agua en el fondo, cuando hierva añadir las acelgas, patatas y zanahorias, poner a máximo y cuando “pita” dejar solo 4 minutos. Enfriar la olla y escurrir. Las servimos con un chorro de aceite de oliva, te aseguro que están buenísimas.

Acelgas con patata

Hay muchas  recetas sencillas para las acelgas  gratinadas con bechamel, salteadas con ajo y con otros ingredientes como anchoas, parmesano, pasas o piñones. Las pencas de acelga pueden rebozarse y freírse. En recetas, más elaboradas, las acelgas se rellenan antes de rebozarlas. Son verduras aptas para incluir en sopas y purés y también están muy buenas en guisos acompañando a legumbres como alubias o garbanzos. Combinan muy bien con patatas y con arroz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primeros Platos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s