Alubias blancas muy lentas, cocinadas en chimenea

Una receta para hacer con tiempo y con mimo, no es para todos los días pero un fin de semana,  nos hacen recordar cómo eran  los sabores de antaño.

El puchero se arrima a la lumbre,  desde muy pronto, por la mañana, y allí mantiene  un hervor bajo e irregular, sin sobresaltos. Las alubias requieren tres horas o más de cocción en esas condiciones. No hay prisas. Por otra parte, el guiso no requiere demasiadas atenciones, la precaución de echar en agua las alubias la noche anterior, los cortes del primer hervor y la ocasional vigilancia para que no se quede seco, sin agua, añadiéndole ésta de vez en cuando y girando el puchero para que se reparta bien el fuego.

Con esta sencilla fórmula, al cruzar el sol el punto del medio día y llegar la hora del almuerzo, se puede  verter sobre la fuente blanca de porcelana un alimento sabroso y nutritivo como pocos  para comer sin remilgos y con él  se  reponen fuerzas y  se contrarrestan los fríos del invierno.

El puchero en la chimenea

El experto en estos guisos de paciencia y ciencia es mi cuñado Carlos, nadie como él logra unos guisos tan maravillosos.

Él lo hace en un puchero de barro, la lumbre no debe tener fuego, si no que deber atizar un poco las ascuas y encima poner las estrébedes,( son un aro de hierro con tres pies que sirve para poner en el fuego sartenes y otros recipientes )se hacen controlando todo el tiempo el fuego y el guiso, el caldo tiende a espesar y a reducir hay que controlar el  agua pero sin pasarte y al final rectificar de sal.

Ingredientes:

400 gr. de Alubias blancas del Barco de Ávila,  1 chorizo, 1 trozo de tocino ibérico, 1 hoja de laurel, 1 tomate pequeño, 1 cebolla,  2 dientes de ajo, 1 zanahoria, cortada en trozos, 1  pimiento choricero (entero), 2 o 3 clavos (los clavamos en la cebolla para poder retirarlos después)

Poner las judías en remojo la noche anterior en agua fría.

Preparamos en un puchero de barro con agua fría, las alubias, el  chorizo,  el trozo de tocino, 1 hoja de laurel, la cebolla con los clavos pinchados, el pimiento, la zanahoria y el tomate. Agua que cubra lo justo, cuando rompa a hervir, volvemos a echar un vaso de agua fría. Las ponemos sobre las 10,30 de la mañana en la chimenea, movemos la olla con movimientos de vaivén cada 20-30 minutos, también giramos el puchero para repartir el calor.

Alubias blancas muy lentas, cocinadas en chimenea

Cuando están casi terminadas, sacamos todos los ingredientes menos las alubias, el chorizo y el tocino. Quitamos los clavos de la cebolla, pelamos el tomate y lo pasamos por el pasapurés o batidora, añadimos el puré al puchero, movemos en vaivén  y dejamos que cueza 20 minutos.

Su sabor es otra cosa, no te imaginas lo riquiiiiiiiiiiiisimas que están.

Si no tienes tiempo, ni chimenea puedes seguir todos los pasos y hacerlas a fuego lento, también salen muy bien.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en hoy cocinamos juntos, La Gurriata, Platos Únicos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Alubias blancas muy lentas, cocinadas en chimenea

  1. Violeta dijo:

    Estas alubias… y una buena sobremesa, todo un placer. Me apunto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s