Sardinas a la sal

Me encanta comer sardinas asadas  pero siempre las comía  fuera de casa  por el humo que forman y el  intenso olor, así que os voy a contar el truco para que las podáis cocinar en casa sin tener que recordar durante una semana el olor de  las sardinas.  Sardinas a la sal, igual que cocinarías la dorada o la lubina. Fácil, sencillo y  sobre todo, limpio.

Además  de salir jugosas y riquísimas, no suelta ningún olor (pensar como  huele al hacerlas asadas).

Ingredientes:

10 sardinas frescas, sal para hornear, hierbas aromáticas, Romero, tomillo de limón, tomillo salsero y orégano.

Sardinas a la sal

Preparación:

Encendemos el horno a 200 grados.

En una fuente para horno, cubrimos de sal para hornear el fondo echamos unas pocas hierbas aromáticas. Acomodamos las sardinas  tal cual con escamas y tripa, las cubrimos con otra capa de sal, mojamos con unas gotas de agua, introducimos en el horno caliente y mantenemos durante 15 minutos.

Sardinas a la sal

Sacamos la fuente rompemos la costra de sal y sacamos las sardinas que pelaremos sin ninguna dificultad. Las puedes acompañar con patatas asadas o una buena ensalada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aperitivos y Tapas, hoy cocinamos juntos, La Gurriata, Segundos Platos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s