Melva en escabeche

Esta receta la tenía despistada del verano, buena  época para que encontremos en el mercado melva pero hoy he abierto un bote que tenía en conserva y he recordado que no la tenía publicada, así que aquí tenéis una preparación muy rica que si  embotáis  podéis disfrutar de ella todo el año.

Ingredientes:

2 kl de melva fresca, 1 cebolla grande, harina, 1 vaso de vino blanco seco, 1  vaso de vinagre de manzana, 1 cabeza de ajos, 2 zanahorias, hojas de laurel, tomillo y romero fresco, 3-4 clavos de olor, pimienta negra en grano, 1 cucharadita de postre de pimentón,  aceite de oliva virgen, unos 200 ml y sal.

Preparación:

Pedimos a nuestro pescadero que prepare la melva sin espinas, piel, ni cabeza,  en lomos. Lavamos el pescado y dejamos desangrar en agua muy fría unos 15 minutos, escurrimos y cortamos unos trozos regulares.

Ponemos una sartén aceite, salamos y enharinamos los trozos de melva y los sellamos en el aceite caliente. Retiramos y reservamos.

Melva en escabeche

Mientras tanto, en otra cazuela ponemos el aceite de oliva y freímos ligeramente el resto de los ajos pelados, la cebolla pelada y picada, una cucharadita de pimienta, los clavos, el romero y el tomillo, y las zanahorias peladas y cortadas. Apartamos y añadimos el pimentón, removemos, agregamos el vino, el vinagre y la sal, lo dejamos cocer a fuego muy suave 15 minutos.

Ponemos  los lomos fritos en el escabeche y los dejamos cocer a fuego medio 15 minutos, apartamos y dejamos enfriar tapado. Una vez frío lo dejamos reposar en el frigorífico al menos 12 horas.

Para conservar,  debemos hervir los botes unos 15 minutos para esterilizarlos.

Ponemos en los tarros una base de escabeche  y los vamos llenando de melva intentando no dejar huecos, se cubre con más escabeche, en  olla rápida,  ponemos los tarros y llenamos de agua dejando sin cubrir las tapaderas ya selladas de los tarros. Media hora con la válvula cerrada. Los sacamos y ponemos boca abajo para que hagan el vacío sobre un trapo de cocina y así se quedan hasta que están fríos del todo.

Los guardamos en un  lugar oscuro. Conviene dejarlos así unos días para que ganen sabor antes de consumir la conserva pero los podemos guardar varios meses.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en hoy cocinamos juntos, Segundos Platos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s